SPICED CRANBERRY SAUCE

Let’s get a cranberry sauce recipe in this blog, because it was about time! I can’t believe I had not shared this recipe here ever before. Anything Thanksgiving related is my absolute favorite. I love Thanksgiving food. I love leftovers of Thanksgiving food. I love eating Thanksgiving food for three weeks after Thanksgiving. And I love putting cranberry sauce on everything (hello cranberry sauce grilled cheese. You’re welcome).

I am going to share with you my cranberry sauce recipe. It’s pretty basic because, let’s be honest, cranberry sauce is one of those things that you cannot mess up and that you cannot complicate much either. I am just switching up some of the usual suspects in the aromatics department for something a little different. That’s all.

More classic cranberry sauce recipes call for some kind of citrus flavor for a fresh touch and then add other more seasonal aromatics such as cinnamon sticks, clove, star anise… I find that classic cranberry sauce reminds me more of a jam and I prefer this type of sauce to be more like a chutney. I like to counterbalance the sweetness with more freshness. So I add some fresh minced ginger for a very subtle but spicy kick that combines perfectly with the zitrus touch of some orange and lemon zest.

If you want to give it a try you will not be disappointed.

SPICED CRANBERRY SAUCE

Ingredients

  • 4 cups fresh or frozen (thawed) cranberries, rinsed and picked through.
  • 1 cup sugar
  • 1/2 cup water
  • 1/2 cup fresh orange juice
  • Zest of 1 orange
  • Zest of 1 lemon
  • 2 Tbsps fresh ginger, minced.

Method

  1. Add everything to a saucepan and cook on medium heat.
  2. Keep stirring during the cooking process until cranberries start popping and sauce starts to thicken.
  3. Cook for about 15 min or until desired consistency. Keep in mind that it will thicken more after it has cooled down.

SALSA DE ARÁNDANOS ROJOS ESPECIADA

No hay Thanksgiving sin pavo, pero tampoco sin salsa de arándanos. Tampoco sin gravy (la salsa espesita del pavo) o sin puré de patatas, pero hoy nos vamos a centrar en la salsa de arándanos porque de todo es probablemente lo más exótico para nosotros. 

Los arándanos rojos que se utilizan para hacer la salsa de arándanos tienen bastante poco que ver con los azules que estamos más acostumbrados a encontrar por aquí en nuestros mercados. Se consumen casi exclusivamente así, en salsa, o deshidratados. Si alguna vez habéis tenido la curiosidad de comerlos frescos seguro que recordáis el momento. Por lo malos que están. Son muy agrios, de hecho se les conoce también como arándanos agrios. Hay que escupirlos de lo malos que están. Pero son tan bonitos…

Por si tenéis curiosidad, una seguidora en Instagram me explicó una vez cómo se cultivan. No tienen nada que ver con los arándanos azules, que son bayas y crecen en arbustos. Los arándanos rojos, llamados cranberries en inglés, se cultivan en unos humedales maravillosos que están en mi bucket list se sitios que visitar antes de morirme. 

Pero vamos a lo que nos interesa, la salsita. Es algo parecido a una mermelada porque su preparación es muy similar a la de cualquier mermelada de frutas, pero muy aromatizada con otros ingredientes que le dan un toque muy especial por lo que para mí es algo más parecido a un chutney que a una mermelada. Como os comentaba al principio es un acompañamiento imprescindible del pavo de Thanksgiving. Le da un toque dulzón que combina a la perfección con el asado y de hecho va muy bien con otro tipo de carnes asadas como el cerdo.

Y ahora os hablo de la receta. No es porque sea mía, pero os tengo que decir que después de haber celebrado Thanksgiving en EEUU durante unos cuantos años, en casa de americanos de toda la vida, la encargada de llevar la salsa de arándanos y las coles de Bruselas, año tras año he sido siempre yo. Ahí os lo dejo como prueba de que podéis tener por seguro de que la receta es 100% Thanksgiving approved.

A mí me gusta aromatizarla con algunas cosas que son clásicas en casi todas las salsas de arándanos como la ralladura de naranja y de limón, pero me gusta introducir un toque un poco especial también que le dé más ese sabor de chutney más alejado de una confitura tradicional. Por eso le añado jengibre fresco picado. Me encanta el toque de frescor y de ligerísimo picantito que le aporta. Además no me gusta picar los trozos en exceso pequeños para encontrar trocitos firmes de jengibre y tener así una textura un poco especial.

Si la idea del jengibre no os atrae os equivocáis. Qué no… es broma. Bueno no. Pero venga, si no os animáis al jengibre y preferís optar por unos aromas más clásicos tenéis muchas opciones: canela en rama, anís estrellado, clavo… Así que sin más yo os dejo aquí con mi receta.

SALSA DE ARÁNDANOS ROJOS ESPECIADA

Ingredientes

  • 4 tazas de arándanos frescos o descongelados (lavados y escurridos)
  • 200 grs de azúcar moreno o azúcar de coco.
  • 120 ml agua
  • 120 ml zumo de naranja natural
  • Ralladura de la naranja
  • Ralladura de un limón
  • 2 cucharadas de jengibre fresco picado

Pasos

  1. Poner todos los ingredientes en un cazo a fuego medio.
  2. Dejar cocinar removiendo hasta que los arándanos vayan explotando por efecto del calor y la salsa se vaya espesando.
  3. Cocinar hasta alcanzar la consistencia deseada. Aproximadamente unos 15 min. Tener en cuenta que si se utilizan arándanos que hayan estado previamente congelados es posible que hayan retenido agua y necesitarán más tiempo para espesar. Tener en cuenta también que la salsa espesa un poco más al enfriar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s