TOMATES CONFITADOS

Scroll down for post in English

Con lo que me gusta a mí el verano, la transición de los vestidos de tirantes a las mañanas frías, los días cortos y los jerséis me resulta durilla… especialmente porque además el fin del verano representa decir adiós a los buenos tomates de temporada. Hoy en día hay en las tiendas todo tipo de tomates durante todo el año, pero nada iguala el sabor y el aroma de un buen tomate en plena temporada.

Pero bueno, de todas formas el otoño también tiene sus cosas buenas. Ese clima mágico maravilloso entre el verano y el invierno (que en Madrid dura 30 segundos). Y esa sensación de nuevos comienzos que trae cada cambio de estación. Y el otoño es también cuando empiezo a preparar estos Tomates Confitados deliciosos que mejoran cualquier plato al que se los añadas. Cocinados lentamente hasta el punto perfecto y con una concentración de sabor increíble, estos Tomates Confitados elevarán todos tus platos. Y lo mejor, sólo requieren 5 minutos de preparación y el resto del trabajo lo hace el horno. Ah! y no contienen gluten y son aptos para veganos.

Qué es confitar?

Confitar – del francés confit– significa conservar (en aceite o en azúcar/almíbar). Aunque suene sofisticado en realidad la técnica del confitado es muy sencilla. Simplemente consiste en cocinar algo en aceite (o almíbar) muy lentamente. Seguramente habéis oído, visto o probado muchos tipos de alimentos en confit como los muslos de pato que se cocinan en su propia grasa, pimientos, cebollas, ajos, y en el caso de los confitados dulces sin duda o suenan las frutas confitadas.

En el caso de los tomates, la técnica del confitado funciona muy bien porque mantienen la forma y liberan un intenso sabor y dulzor que los hace deliciosos y aromatiza el aceite.

Cómo hacer Tomates Confitados?

Es muy sencillo. Sólo hay que combinar un buen puñado de tomates cherry (son mis favoritos para hacer esta receta) con un aceite de oliva virgen extra de buena calidad, ajo, una mezcla de hierbas frescas o secas, sal y pimienta. A partir de ahí sólo hay que dejar que se cocinen lentamente en el horno alrededor de una hora.

En cuanto al ajo, para mí es fundamental el aroma que confiere al conjunto y a mí me gusta añadirlo en distintas formas. Unos cuantos dientes de ajo aplastados y también aprovecho para asar la cabeza de ajos entera cortada por la mitad. Esto es opcional. Puedes usar sólo los dientes de ajo.

Cómo conservar los Tomates Confitados?

Los Tomates Confitados son una conserva de tomates en sí mismos. Simplemente se guardan en un tarro con cierre hermético cubiertos con el aceite en el que se han cocinado (se puede añadir algo más de aceite para cubrir completamente si fuera necesario). Pueden aguantar en la nevera durante semanas pero en mi casa la verdad es que sólo duran unos pocos días.

Con qué servir los Tomates Confitados?

Los Tomates Confitados pueden fácilmente convertirse en tu nuevo ingrediente secreto para elevar cualquier plato de la categoría de bueno a espectacular. Aquí os voy a dejar algunas de mis formas favoritas de disfrutar de los Tomates Confitados pero estoy segura de que se os van a ocurrir un montón más.

Puedes usar Tomates Confitados como topping de una tostada de aguacate o en un buen plato de pasta o noodles vegetales. Es un topping alucinante para una pizza casera o simplemente como parte de una ensalada. Es un acompañamiento perfecto para poner por encima de pescado o pollo a la plancha o al horno.

Yo he preparado las tostas más impresionantes usando Tomates Confitados. Una rebanada de un buen pan rústico de masa madre (en mi caso sin gluten) untado con un pesto casero y con una buena montañita de tomates confitados por encima es de mis cosas favoritas en este mundo. El aroma de la albahaca, la explosión de sabor del tomate… Os lo digo, impresionante. Si en esta misma tosta cambias el pesto por queso gorgonzola, manchego o una burrata y le añades los tomates por encima, con un chorrito del aceite ya te dejo que me lo agradezcas cuando puedas.

Aunque en realidad, la magia de los platos más deliciosos es que no necesitan demasiada complicación para disfrutarse intesamente. Una de las maneras en las que más me gusta servir Tomates Confitados es a modo de aperitvo previo a la comida o la cena, simplemente en un bol con unas rebanadas de pan tostado, para embadurnarlas bien e ir abriendo boca.

Qué hacer con el aceite sobrante de los Tomates Confitados?

Un último pero crucial consejo. Una vez hayas acabado con los tomates confitados, si te ha sobrado algo del aceite, no lo tires! Está considerado como uno de los pecados capitales (es broma… pero es en serio). Es un aceite con un aroma maravilloso que es perfecto como aliño para ensaladas, para alegrar unos huevos revueltos o para pintar los bordes de una pizza casera antes de hornearla…

Así que vamos con la receta.

TOMATES CONFITADOS

Ingredientes

Las medidas pueden ser variables dependiendo del tamaño y la forma de la fuente que uses

  • 450g de tomates cherry de buena calidad
  • 8-10 dientes de ajo pelados y aplastados con el cuchillo.
  • 1 cabeza de ajos sin pelar y cortada por la mitad transversalmente (opcional)
  • Ramitas de hierbas frescas: tomillo, romero y albahaca (si no tienes frescas puedes usarlas secas)
  • 1 cucharadita de sal
  • Pizca de pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra (suficiente como para que los tomates queden cubiertos hasta la mitad)

Pasos

  1. Precalentar el horno a 180C/350F
  2. En una fuente pequeña de horno poner los tomates, el ajo y las hierbas. Sazonar con sal y pimienta y cubrir con el aceite de oliva asegurándose de que los tomates, y los ajos estén al menos sumergidos hasta la mitad.
  3. Asar en el horno durante unos 45 minutos o hasta que los tomates estén arrugaditos y empiecen a resquebrajarse. Queremos que los tomates y el ajo estén blanditos pero no que se deshagan.
  4. Dejar enfriar y pasar a un tarro con cierre hermético cubriendo los tomates con el aceitito en el que se han cocinado. Añadir algo más de aceite si es necesario para que queden cubiertos. Se conservará en la nevera hasta un par de semanas.

Te ha gustado esta receta? Valórala con las estrellitas.

Rating: 5 out of 5.

TOMATO CONFIT

As a lover of summer, the transition from sundresses to crisp mornings and sweaters can be a tough one… especially because it also means to say goodbye to super flavorful tomatoes. We can find tomatoes at the market all year long these days but nothing can beat the flavor and sweetness of tomatoes in season.

Anyways, fall brings about such great things too… magical in-between weather (that in Madrid lasts for like 30 seconds), scarves, and that rejuvenated feeling that comes with the change of season. And fall it’s also when I start making this delicious Tomato Confit that can jazz up any kind of meal. Slowly cooked to perfection and packed with tons of flavor, Tomato Confit can elevate almost any kind of meal and requires just 5 minutes prep. It’s also gluten-free, dairy-free and vegan.

What does confit mean?

Confit is a French word that means preserved. Even though it may sounds as a sophisticated technique, it’s actually very straightforward. The confit technique simply refers to something that has been slowly cooked in oil (or sugar syrup). Most common foods to get confit besides tomatoes are duck, garlic, onions, peppers, and all kinds of fruits. When tomatoes are made confit, they hold their shape well and ooze a sweet, complex and intense flavor within.

How do you make Tomato Confit?

Making Tomato Confit is pretty simple. Mix a handful of cherry tomatoes (or whatever variety you’re using) with high-quality extra virgin olive oil, garlic, fresh and/or dried herbs, and a pinch of salt and pepper. Then, slow roast them in the oven for an hour or so.
*About the garlic: I like to add a few crushed garlic cloves and also a whole head of garlic. I love to squeeze the roasted garlic cloves out of the skin once roasted but this is totally optional.

How to store Tomato Confit?

Store in an airtight jar making sure the size of the jar allows for the tomatoes to be covered with their cooking olive oil (top it off with a little bit of extra oil if necessary), to preserve them properly.
They can be stored in the fridge for weeks, but a jar doesn’t usually last longer than a few days in mine.

How to serve Tomato Confit

Tomato Confit can quickly become your new secret ingredient. It can easily elevate the most simple meals from boring to AMAZING. Here go a few of my favorite ways to enjoy it but I am sure you can come up with plenty more.

You can spoon Tomato Confit over avocado toast or into a bowl of pasta or veggie noodles. It would make a killer pizza topping or can be served simply over salad greens or over a piece of grilled fish or chicken.

I have made the most epic toasts using Tomato Confit as topping. A slice of rustic (gluten free) bread with basil pesto topped with confit tomatoes and garlic is one of my favorite things in this world. Swap pesto for Gorgonzola cheese or burrata and thank me later.

But you really don’t need to complicate things to get to enjoy this wonderful dish. One of my favorite ways to serve Tomato Confit is in a bowl with a spoon, and some crispy bread to smother them with as an appetizer before lunch or dinner.

What to do with leftover Tomato Confit oil.

One last but crucial piece of advice. Once you ran out of Tomato confit, if there’s still some leftover oil in the jar don’t throw it away! That would be considered capital sin (just joking… but not really). Use that oil as a dressing for salads, to drizzle over scrambled eggs, toasted bread, to brush pizza crust with before you bake your pizza…

Okay let’s get to the recipe.

TOMATO CONFIT

Ingredients

Measurements can vary depending on the size and shape of your baking dish

  • 1 lb – 450g high quality cherry tomatoes
  • 8-10 cloves of garlic, peeled and smashed with knife
  • 1 head of garlic cut crosswise (unpeeled) (optional)
  • Sprigs of fresh thyme, fresh rosemary, fresh basil (you can substitute dry)
  • 1 tsp salt
  • Pinch black pepper
  • Extra virgin olive oil (enough for the tomatoes to be covered half-way)

Method

  1. Pre-heat the oven to 350F/180C.
  2. Place the tomatoes, garlic and herbs into a small, deep baking dish. Season with salt and pepper and cover with the olive oil. Make sure the tomatoes, shallots, and garlic are at least half way submerged. 
  3. Bake for about 45 minutes or until tomatoes are wrinkly but not all have burst. You want the tomatoes, and garlic to be tender, but not completely falling apart. 
  4. Allow to cool, and then transfer to a glass jar with a tight fitting lid (a large mason jar works great) topping the tomatoes with their cooking oil -add extra olive oil if necessary- This will keep in the fridge for a couple of weeks. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s