MI ROSCÓN DE REYES

Hace mucho que quiero compartir esta receta con vosotros. Si no lo he hecho antes, es porque para mí es importante la accesibilidad, es decir, no me gusta compartir recetas que requieren de un equipamiento complejo, y sobre todo, caro. Tengo recetas de CrockPot que me encantan y que os he dejado aquí porque hoy en día se consiguen slow cookers de muchas marcas a precios realmente interesantes y no siento que estoy discriminando a nadie por un motivo de capacidad económica. Pero en el caso de esta receta estamos hablando de usar una Thermomix, que son palabras mayores en cuanto a precio. Es por esto por lo que me he resistido a compartirla durante tanto tiempo. Pero lo cierto es, que esta receta es posible hacerla sin Thermomix, usando una batidora amasadora tipo Kitchan Aid. No tiene que ser precisamente esa marca, que también es poco asequible, sino cualquier batidora que tenga unos ganchitos de amasar. Pero me estoy adelantando, vamos a entrar en todo ese detalle más adelante. Os aconsejo que leáis todo el post en lugar de saltar directamente a los ingredientes y pasos porque voy a desarrollar algunos datos que pueden ser relevantes.

Por acotar un poco lo que vais a poder encontrar en este post, os adelanto que voy a explicaros como hacer Roscón de Reyes SIN relleno. ¿Por qué sin relleno? Porque es como me gusta a mí y como se ha comido en mi casa toda la vida. El especial aroma de azahar tiene un simbolismo muy pronunciado para mí y siento que enmascararlo con sabores menos especiales, por frecuentes, como el de trufa o nata, hacen que el roscón pierda su carácter de excepcionalidad. Pero eso son sentimentalismos míos. Por un motivo similar, a pesar de que el Roscón de Reyes es sin comparación el dulce favorito en casa, y lo podría hacer todo el año, su disfrute lo tenemos limitado a la época navideña. Es verdad que empezamos pronto, pero a partir de Reyes se acaba. Es algo que hay que anhelar con ilusión cuando se acerque la siguiente temporada.

Con esta receta sale una masa de 1,3kg que yo suelo usar para hacer 2 roscones grandes de aproximadamente 650g cada uno (sin contar aquí el peso de la decoración) ó 4 roscones pequeños de unos 325g cada uno. Los roscones pequeños son perfectos para un desayuno o merienda para 4 (un trozo hermoso para cada uno). Los grandes dan para compartir entre 8-10 personas.

¿Thermomix, Batidora-Amasadora (tipo KitchenAid), a mano?

Thermomix

Os voy a dar algo de contexto. Mi Thermomix tiene unos 20 años. No sé su edad exacta porque la compré hace 13 años de segunda mano. Me costó 300 euros. No quería hacer una inversión enorme (por aquel entonces costaban unos 1.000 eur) sin saber si iba a sacarle el partido que justificara el precio. Así que un Thermomix-lover renovó la suya y me la vendió. Es cierto que al principio la utilicé bastante, pero más por probar recetas que encontraba en blogs y en los recetarios de thermomix, que porque realmente le encontrara “el punto”. Pronto dejé de usarla y hoy en día vive confinada al fondo de uno de mis armarios de la cocina todo el año. Pero con la llegada de las Navidades, hace su salida triunfal. Actualmente es para lo único que la utilizo, pero es un uso muy importante para mí. Hace un par de años, mi hermana me pidió que se la vendiera porque yo no la usaba. Tan sólo tuve que decirle “Es que en la Thermomix es donde hago los roscones”. No hizo falta más explicación, ya que en mi familia, todos disfrutan de mis roscones durante toda la temporada.

No obstante todo lo anterior, esta receta está diseñada para Thermomix, pero no es imprescindible usar una Thermomix para hacerla. Cuando nos fuimos a vivir a EEUU, mi Thermomix fue de esas cosas que hube de dejar atrás con gran dolor de corazón. No sé si las de hoy en día serán más ligeras, pero la mía pesa una tonelada, y cuando nos fuimos no hicimos mudanza; dejamos todo aquí menos lo que considerábamos imprescindible junto con la ropa. Y no me veía yo arrastrando esa bestia prehistórica por los aeropuertos.

Así que la llegada de las primeras Navidades fuera de España hizo de la necesidad virtud y adapté con gran éxito mi receta de Roscón para hacerla sin Thermomix. Es un poco más latoso, pero poderse, se puede.

Batidora-Amasadora (tipo KitchenAid)

Si no vas a emplear una Thermomix, es recomendable que al menos puedas disponer de una amasadora con ganchos. Si estuviéramos hablando de otro tipo de masas, como de pan o de pizza, no tendría problema en recomendarte que amasaras a mano. De hecho, en mi propia receta de Masa de Pizza Napolitana, yo no empleo mi Kitchen Aid para amasar, prefiero hacerlo a mano.

Sin embargo en este caso, la masa es diferente. Es grasa y húmeda, lo que la convierte en extremadamente pegajosa, y unos ganchos hacen que la tarea sea mucho más fácil y el resultado mucho mejor. Las batidoras amasadoras o las de mano con varillas y ganchos son artilugios de cocina que usarás mucho si te gusta la repostería. Batir mantequilla para galletas, montar claras, nata… se convierten en un paseo, tanto con una batidora de tipo Kitchen Aid (de cualquier marca) como con una de mano. Y son muy asequibles.

A mano

Realizar todo el proceso del Roscón de Reyes a mano, es EN MI OPINIÓN, más arriesgado si no tienes experiencia. No quiero decir con esto que no haya recetas y rosconeros que obtengan resultados excepcionales con recetas amasadas a mano. Pero yo encuentro que es la manera más arriesgada de estrenarse por varios motivos.

El primero os lo adelantaba más arriba, la masa es, y debe ser, muy pegajosa, y esto complica el proceso de amasado. Y además nos lleva a caer en un error que encierra el segundo motivo por el que amasar a mano es arriesgado: cuando nos enfrentamos a una masa pegajosa y no tenemos mucha experiencia en lidiar con masas húmedas, tendemos a tratar de controlar la masa añadiendo harina. Y es altamente probable que terminemos por añadir demasiada, lo que afectará MUCHO al resultado. Roscones algo duros, secos, no esponjosos, textura un poco como de goma…

Antes de probar esta receta (que llevo haciendo 13 años), probé otras a mano. Me salieron roscones muy ricos, pero no tanto como los que hago ahora. Es cierto que hoy tengo mucha más experiencia y conocimiento y, si probara, tal vez me saldría un roscón delicioso, pero quiero evitar decepciones entre los que me leéis por si ésta fuera vuestra primera vez. Haceos con unos ganchitos de amasar.

Ingredientes, las claves

Aquí voy a decir algo que por obvio no deja de ser importante. Cuánto mejor sea la calidad de los ingredientes que empleéis, más rico va a saber vuestro roscón. Hay ingredientes en los que es interesante detenernos un poco más:

La harina de fuerza

Para la repostería de este tipo, necesitamos una harina con un alto contenido en gluten, eso es, en definitiva, lo que significa “harina de fuerza”. Siempre que vayáis a comprar harina de fuerza, leed la composición nutricional de la etiqueta. Una de las líneas indica el contenido de Proteína, en gramos. Cuanto mayor sea este número, más fuerza tendrá nuestra harina. ¿Y en qué se nota esa fuerza? En levados más alegres y en mejor sabor de la masa. Es muy sencillo, nuestra masa es un ser vivo que va a crecer por medio de la reacción bioquímica que tiene lugar entre la levadura y la proteína de la harina. La proteína (el gluten) es el alimento de la levadura. Cuánto más coma, más contenta está, y más fermenta, dando lugar a profundidad de sabor y a los gases que hacen crecer la masa.

Algo a tener en cuenta, es que no siempre las harinas etiquetadas como “de fuerza” son las que tienen más alto contenido de proteína. En alguna ocasión he hecho la prueba de mirar varias marcas en el hipermercado, y tenían más contenido de proteína harinas etiquetadas como “normales para todo uso” que las de fuerza de otras marcas. Así que yo miro varios paquetes y me llevo la que tiene más proteína. A veces coincide que está etiquetada como “de fuerza” y a veces no. Por supuesto, la calidad del grano es importante también, sobre todo en el sabor. No toda la harina es igual.

La levadura

A mí me gusta mucho más utilizar levadura fresca de bloque, que los granillos de levadura seca. No me refiero en ningún caso a la levadura química de polvo de hornear. Es cierto que es posible hacer el roscón con la levadura seca de panadero, de hecho, en EEUU nunca encontré levadura fresca. Pero como hoy por hoy, aquí es algo de muy fácil acceso, es la levadura que voy a recomendar en esta receta.

El agua de azahar

Aquí podemos echar a perder toda la magia del aroma de un buen roscón con un agua de azahar regular. Hoy en día las venden de muchas marcas y en todos los supermercados tienen la suya. Si hay que elegir una marca de gran consumo, yo me inclino por la Vahiné. He probado otras y me parece que no son nada aromáticas. Pero si queréis acertar seguro, podéis comprar Agua de Azahar Luca de Tena en la farmacia. Las cantidades que voy a indicar en la receta se corresponden con el agua de azahar Vahiné que es la que creo que resultará más fácil de encontrar para todo el mundo.

Pasos en la elaboración de un Roscón

Hacer Roscón de Reyes no es tarea para impacientes. Necesita sus tiempos, y además son importantes para el sabor. A grandes rasgos, los pasos que seguiremos para hacer un roscón, independientemente del aparataje que vayamos a emplear son los siguientes.

  1. Prefermento: es una primera masa de arranque que nos servirá luego para que la masa del roscón crezca mejor. Necesitará su tiempo de levado, entre 1 y 2 horas.
  2. La masa del roscón propiamente dicha: no comenzaremos con esta masa hasta que no haya terminado de levar el prefermento. Esta masa, una vez terminada, necesitará a su vez su tiempo de levado. Otras 2h aproximadamente.
  3. La formación del roscón: aquí ya sólo se trata de hacer la forma de rosca y colocar la sorpresa. Una vez formado el roscón, tiene que levar una tercera y última vez. Un mínimo de otras 2 horas.
  4. Adorno del roscón y horneado: en este paso sólo nos queda añadir el azúcar, la almendra laminada, las frutas confitadas o lo que sea que os gusta para decorar vuestro roscón. A ese tiempo añadiremos el de horneado que son 15 min.

Os voy a dar una idea de cómo me organizo yo para que desayunemos roscón el día de Navidad después de abrir los regalos, el día de Año Nuevo al levantarnos y, por supuesto, la mañana de Reyes.

DÍA EN QUE ME COMO EL ROSCÓN por la mañana = Día Da

Día Da-1 por la mañana: preparo el prefermento (Paso 1 de más arriba).

Día Da-1 después de comer: el prefermento ha levado y preparo la masa del roscón (Paso 2).

Día Da-1 por la tarde: la masa de roscón ha levado y en este punto la envuelvo en papel film y la meto en la nevera. De este modo ralentizo un poco la fermentación.

Día Da-1 justo antes de irme a dormir: saco la masa de la nevera, hago la forma de rosca, introduzco la sorpresa, y la dejo levando en la bandeja del horno dentro del horno (Paso 3). Como la masa está fría de la nevera, y en la cocina hace frío por la noche, tardará un poco en atemperarse y continuar fermentando, de este modo evitamos que se produzca una sobrefermentación por dejarla toda la noche levando.

Día Da por la mañanita temprano: decorar el roscón y hornear para el desayuno (Paso 4).

A continuación os dejo cuál sería la programación si el roscón lo queréis disfrutar a última hora de la tarde del día 5 de Enero y lo queréis hacer ese mismo día. O si lo queréis llevar para tomar después de las cenas familiares. En mi casa ya es tradición comer roscón en todas las cenas.

DÍA EN QUE ME COMO EL ROSCÓN por la tarde/noche = Día Db

Día Db por la mañana temprano: preparo el prefermento (Paso 1).

Día Db antes de comer: el prefermento ha levado y preparo la masa del roscón (Paso 2).

Día Db pronto por la tarde: la masa de roscón ha levado y en este punto hago la forma de rosca, introduzco la sorpresa, y la dejo levando en la bandeja del horno dentro del horno unas 2 horas. (Paso 3).

Día Db por la tarde/noche: decoro y horneo (Paso 4).

¿Se puede preparar con antelación?

De la lectura de este bloque os van a salir todas las combinaciones de horarios de preparación y comida de roscón posibles. Simplemente tendréis que entender qué pasos se pueden hacer con antelación, y cómo afecta el frío (de la nevera o del congelador) a los tiempos de levado.

La respuesta a la pregunta que da título a este bloque es CASI. Es decir, se puede adelantar la mayor parte del trabajo, pero a pesar de que hay quien congela el roscón entero, ya hecho y horneado, y me aseguran que una vez descongelado queda como recién hecho, yo no lo he probado, por lo que no puedo hablar de mi propia experiencia. En mi caso, siempre va a haber una parte que haya que hacer al final. Os explico.

Siguiendo con el esquema de pasos que tiene la elaboración de un roscón y que os comentaba más arriba, podemos preparar el prefermento y la masa del roscón, ambos con sus levados y detener aquí el proceso (Paso 1 y Paso 2). A partir de aquí tenemos dos opciones si no queremos continuar haciendo el roscón ese día. Podemos congelar la masa o refrigerarla en la nevera. La elección dependerá de cuánto tiempo vaya a pasar hasta que decidamos completar el proceso.

Si vas a hacer el roscón en los 2 días siguientes, puedes dejarla en la nevera. Observarás que continúa fermentando y que se hincha a pesar de estar refrigerada. Pero ya es una fermentación más lenta. Cuando decidas sacarla de la nevera y formar el roscón, ten en cuenta que una masa fría va a tardar levar más que una masa a temperatura ambiente, así que deberás planificar de acuerdo a los tiempos que manejes.

Si por el contrario, quieres adelantar trabajo y los roscones no van a comerse hasta dentro de más tiempo, lo mejor es congelarla. Cuando vayas a querer completar el proceso, lo ideal es sacar la la masa del congelador a la nevera la noche anterior, y a partir de ahí actuar con ella como si fuera una masa que has dejado en la nevera desde el principio. Podrá permanecer en la nevera unos 2 días, y al formar y levar el roscón habrá, una vez más, que tener en cuenta que es un levado de masa fría, por lo que tardará más.

Por daros una idea, en mi congelador ya están las masas de los 6 roscones que voy a preparar en las fechas señaladas. Y en mi nevera están las masas de los que nos vamos a comer en estos días.

¿Cómo conservarlo?

En este apartado tengo malas noticias. El Roscón es de vida efímera. Especialmente si vives en un clima seco. Este tipo de masas de alto contenido en grasa y muy esponjosas tienden a secarse y perder su gracia con facilidad. Un roscón de un día para otro no es lo mismo. Es posible que en ambientes húmedos se le pueda alargar algo más la vida en condiciones organolépticas óptimas, pero desde luego no es el caso en Madrid.

La mejor manera de intentar protegerlo de los elementos es evitar dejarlo al aire. Lo ideal sería envolverlo bien en film plástico, y comérselo cuanto antes! De todas formas, dudo que te vaya a sobrar nada 😉

Y creo que no me dejo nada importante, a partir de aquí, si vas a utilizar una Thermomix (o similar), o si no, te invito a que leas el apartado correspondiente a tu elección. Ten en cuenta que los ingredientes pueden presentar diferencias en ambos apartados, fundamentalmente en lo referente a la temperatura, ya que en la Thermomix vamos a contar con el calor generado por la fricción de la máquina y en el otro método no. Es por eso que conviene que te ajustes a la lectura de TODA la receta en la parte que te interese. Vamos allá.

ROSCÓN DE REYES

(CON THERMOMIX o similar)

Ingredientes (del Prefermento)

  • 200g de harina de fuerza
  • 130g de agua fría
  • 25g de levadura fresca prensada

Ingredientes (de la Masa del roscón)

  • 175g de azúcar
  •  la piel de una naranja (evitando incluir el albedo -la parte planca)
  • 3 huevos
  • 10g de sal
  • 30-35g de agua de azahar
  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • el Prefermento ya levado
  • 450g de harina de fuerza

Ingredientes (para Decoración)

  • Huevo batido
  • Fruta confitada
  • Azúcar humedecida con unas gotas de agua de azahar
  • Almendra laminada

Pasos

  1. Comenzamos preparando el Prefermento. Para ello ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 2 minutos a velocidad 3. Sacamos la masa que se ha formado y la colocamos en un bol ligeramente aceitado. Tapamos con papel film y lo dejamos levar hasta que aumente de volumen al doble. Dependiendo del calor de tu cocina y de si hay corrientes de aire, el tiempo puede variar. En este momento recuerda sacar la mantequilla de la nevera si no lo habías hecho ya! VER FIG. 1 del apartado IMÁGENES.
  2. Una vez levado el Prefermento comenzamos a preparar la masa del Roscón. Para ello seguiremos los siguientes pasos.
    1. Ponemos en el vaso el azúcar y la piel de naranja y programamos 10 segundos a velocidad 6. Si necesitamos bajar con una espátula y repetir hasta que la naranja esté bien triturada y mezclada con el azúcar, lo haremos.
    2. Con la máquina en marcha a velocidad 3 vamos añadiendo los huevos uno a uno, asegurándonos de que se integran bien y quedan bien batidos.
    3. Paramos la máquina y añadimos la sal, el agua de azahar y la mantequilla. Programamos 10 segundos a velocidad 7.
    4. A continuación vamos a incorporar al vaso todo el Prefermento y programamos 20 segundos a velocidad 4.
    5. Como último paso añadiremos la harina y programaremos 4 minutos a velocidad espiga.
    6. Ya sólo nos queda dejar la masa del roscón dentro del vaso, con la tapa y el cubilete puestos, y bien cubierta con un paño limpio de cocina. Así es como va a levar. Al cabo de un tiempo, que una vez más variará en función de la temperatura de tu ambiente, verás a la masa empujar hacia arriba el cubilete y el paño de cocina. En ese momento estará lista.
  3. Una vez terminada de levar la masa del roscón es el momento de decidir si queremos continuar, refrigerar, o congelar. A efectos de la explicación, vamos a continuar. (Para otras opciones, os remito de nuevo a la lectura del post.) Sacaremos la masa del vaso de la Thermomix y le daremos un muy leve amasado a mano de un minuto, lo estrictamente necesario para desgasificarla. Continuará pegajosa, es normal. La dividiremos en tantas porciones como roscones deseemos hacer (2 roscones grandes de 650g ó 4 roscones pequeños de 325g). VER FIG. 5 del apartado IMÁGENES.
  4. Daremos forma de rosca a la masa y la colocaremos en una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Nos aseguraremos de dejar el agujero central bien grande para que no se cierre al levar. Hay quien coloca un aro de emplatar o un recipiente en el centro para evitar perder el agujero. Yo no lo encuentro necesario si hago el agujero lo suficientemente grande. VER FIG. 6 del apartado IMÁGENES
  5. En este momento podremos colocar la sorpresa levantando ligeramente la masa por el lugar deseado e introduciéndola por debajo. Aunque ahora se pueda apreciar dónde está, quedará completamente camuflada una vez que termine de levar. Es conveniente dejarlo en un lugar protegido de corrientes. Yo lo. dejo siempre dentro del horno apagado.VER FIG. 6 del apartado IMÁGENES
  6. Una vez tenemos nuestro roscón grande y levado lo sacamos del horno y ponemos éste a precalentar a 200ºC.
  7. Mientras se precalienta decoraremos nuestro roscón pintándolo con huevo batido, colocando fruta confitada y almendra fileteada. Para el azúcar pondremos unas cucharadas de azúcar en un cuenco y añadiremos unas gotas de agua de azahar. Masajeamos el azúcar para que se humedezca y apelmace y lo distribuiremos por encima del roscón.
  8. Hornearemos a 200º durante 10 min y bajaremos a 180º para hornear 5 minutos más.
  9. Si lo vas a envolver para regalar o para llevar, es conveniente dejarlo enfriar completamente antes.

ROSCÓN DE REYES

(SIN THERMOMIX o similar)

Ingredientes (del Prefermento)

  • 200g de harina de fuerza
  • 130g de agua del tiempo
  • 25g de levadura fresca prensada

Ingredientes (de la Masa del roscón)

  • 175g de azúcar
  •  la piel de una naranja (evitando incluir el albedo -la parte planca)
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 10g de sal
  • 30-35g de agua de azahar
  • 150g de mantequilla a temperatura ambiente
  • el Prefermento ya levado
  • 450g de harina de fuerza

Ingredientes (para Decoración)

  • Huevo batido
  • Fruta confitada
  • Azúcar humedecida con unas gotas de agua de azahar
  • Almendra laminada

Pasos

  1. Comenzamos preparando el Prefermento. Para ello ponemos en un bol el agua y añadimos la levadura bien desmenuzada. Batimos con una varilla hasta que la levadura se disuelva. Añadimos la harina y la integramos con una cuchara de madera. Terminamos de amasar dentro del bol con las manos hasta tener una masa homogénea. La colocamos en un bol ligeramente aceitado (puede ser el mismo en el que la hemos preparado). Tapamos con papel film y lo dejamos levar hasta que aumente de volumen al doble. Dependiendo del calor de tu cocina y de si hay corrientes de aire, el tiempo puede variar. En este momento recuerda sacar la mantequilla de la nevera si no lo habías hecho ya! VER FIG. 1 del apartado IMÁGENES.
  2. Una vez levado el Prefermento comenzamos a preparar la masa del Roscón. Para ello seguiremos los siguientes pasos.
    1. Vamos a triturar juntos la piel de naranja y el azúcar. Para hacer esto puedes usar el accesorio picadora que viene con las minipímer. Tendrás que hacer tandas porque son pequeños, pero hacen el apaño. Si no dispones de este accesorio, simplemente pica muy bien con un cuchillo la piel de naranja y mézclala con las manos con el azúcar masajeándola bien. En este paso buscamos, no sólo conseguir trocitos pequeños de piel de naranja, sino también aromatizar con ella el azúcar, esto potencia mucho el aroma del azahar. Cuando lo tengas, ponlo todo en un bol grande o en el bol de la batidora/amasadora. VER FIG. 2 del apartado IMÁGENES.
    2. A continuación vamos a añadir los huevos uno a uno, para asegurarnos de que los tres quedan bien batidos. Bátelos con unas varillas o con la pala de la amasadora.
    3. Ahora añadimos la sal, el agua de azahar y la mantequilla. Esta última la vamos a añadir en pegotitos pequeños, de tamaño dado. Y vamos a batir todo durante unos 20 segundos con las varillas o con la pala de la amasadora. La masa adquirirá un aspecto no muy bonito, como si estuviera cortada, pero lo que buscamos es conseguir minúsculos pegotitos de la mantequilla que quedarán distribuidos por toda la masa, y que se integrarán mucho más fácilmente cuando llegue el amasado.
    4. A continuación vamos a incorporar al bol todo el Prefermento también en pegotes y vamos a volver a batir, como hemos hecho con la mantequilla. Probablemente necesitaremos unos segundos más para conseguir el mismo efecto, el de desintegrar el prefermento en minúsculas porciones distribuidas por toda la masa. Yo lo suelo batir durante unos 20 segundos. VER FIG. 3 del apartado IMÁGENES.
    5. Como último paso añadiremos la harina. La integramos ligeramente con una espátula o una cuchara de madera (unas 5-10 vueltas). A partir de aquí es donde ayuda mucho poder contar con un gancho de amasar. Necesitaremos que la harina y el resto de ingredientes queden integrados en una masa que sea homogénea (se notarán los tropezoncillos de la naranja) aunque pegajosa. Yo diría que puede llevar unos 5 minutos de amasado con el gancho de la Kitchen Aid. Si lo haces con unos ganchos de batidora de mano puede que tarden algo más porque tienen menos potencia. En caso de que decidas hacerlo a mano, yo no sacaría la masa del bol. Simplemente ve integrando y amasando durante 5-6 min hasta que toda la harina esté bien distribuida y no queden restos. Intenta resistir la urgencia de añadir más harina. Piensa que, “pegajoso”, significa “esponjoso”, y te será más fácil resistir.
    6. Ya sólo nos queda dejar la masa del roscón dentro del bol en el que la hemos amasado. Bajamos bien los restos de las paredes y la dejamos bien recogidita en el centro, cubrimos con film y arropamos bien el recipiente con un paño de cocina limpio. Así es como va a levar. Al cabo de un tiempo, que una vez más variará en función de la temperatura de tu ambiente, verás que ha crecido al doble de si volumen. En ese momento estará lista. VER FIG. 4 del apartado IMÁGENES.
  3. Una vez terminada de levar la masa del roscón es el momento de decidir si queremos continuar, refrigerar, o congelar. A efectos de la explicación, vamos a continuar. Para otras opciones, os remito de nuevo a la lectura del post. Sacaremos la masa del bol y le daremos un muy leve amasado a mano de 1 minuto, lo estrictamente necesario para desgasificarla. La dividiremos en tantas porciones como roscones deseemos hacer (2 roscones grandes de 650g ó 4 roscones pequeños de 325g). VER FIG. 5 del apartado IMÁGENES
  4. Daremos forma de rosca a la masa y la colocaremos en una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Nos aseguraremos de dejar el agujero central bien grande para que no se cierre al levar. Hay quien coloca un aro de emplatar o un recipiente en el centro para evitar perder el agujero. Yo no lo encuentro necesario si hago el agujero lo suficientemente grande. VER FIG. 6 del apartado IMÁGENES.
  5. En este momento podremos colocar la sorpresa levantando ligeramente la masa por el lugar deseado e introduciéndola por debajo. Aunque ahora se pueda apreciar dónde está, quedará completamente camuflada una vez que termine de levar. Es conveniente dejarlo en un lugar protegido de corrientes. Yo lo. dejo siempre dentro del horno apagado.VER FIG. 6 del apartado IMÁGENES.
  6. Una vez tenemos nuestro roscón grande y levado lo sacamos del horno y ponemos éste a precalentar a 200ºC.
  7. Mientras se precalienta decoraremos nuestro roscón pintándolo con mucho cuidado con huevo batido, colocando fruta confitada, azúcar y almendra fileteada. Para el azúcar pondremos unas cucharadas de azúcar en un cuenco y añadiremos unas gotas de agua de azahar. Masajeamos el azúcar para que se humedezca y apelmace y lo distribuimos por encima del roscón. El orden que yo sigo es: pintar con huevo, distribuir la fruta, esparcir el azúcar, y por último las almendras.
  8. Hornearemos a 200º durante 10 min y bajaremos a 180º para hornear 5 minutos más.
  9. Si lo vas a envolver para regalar o para llevar, es conveniente dejarlo enfriar completamente antes.

IMÁGENES

DISCLAIMER. Por el tiempo transcurrido entre los pasos de la receta, algunas fotos han sido tomadas con luz natural y otras con luz artificial (aquí una gran detractora del horario de invierno), por que apreciaréis diferencias de tonalidad, pero creo que la finalidad de ilustrar lo que pretendo en cada caso está conseguida.

*** PENDIENTE DE ACTUALIZAR CON DOS FOTOS ADICIONALES DEL FINAL DEL PROCESO DE DECORACIÓN DEL ROSCÓN***

FIG. 1

FIG. 2

Azúcar aromatizada mezclada con la piel de naranja picada

FIG. 3

Prefermento añadido a la masa en pegotitos

FIG. 4

FIG. 5

1 x 650g para congelar + 1 x 325g para congeler + 1 x 325g para continuar el proceso

FIG. 6

Si te ha gustado esta receta, te agradecería si me dejas un like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s