SNICKERDOODLES

La primera vez que probé las Snickerdoodles fue cuando fuimos a vivir a EEUU allá por el año 2000. Hay que reconocerles a estos americanos que de cookies saben, y saben mucho y bien. Me quedé enganchada. Me parecieron una delicia y lo que más me preocupó en aquel momento fue ser capaz de recrearlas para poder volver a comerlas cuando volviéramos a España. Años después en nuestra segunda etapa en EEUU pude comprobar que había tenido éxito en mi búsqueda de la receta perfecta de Snickerdoodles porque repartí docenas de estas galletas entre los vecinos y las profesoras del colegio año tras año. Y siempre me dijeron que eran las mejores Snickerdoodles que habían probado. ¿Las conocéis? Hablemos un poco de ellas.

¿Qué son las Snickerdoodles?

Las Snickerdoodles son unas galletitas típicas de la temporada navideña que por sus sencillos ingredientes podrían considerarse primas hermanas de las clásicas sugar cookies. Pero a pesar de que los ingredientes se asemejan mucho y la forma de preparación también, el resultado final las hace especiales y únicas. A diferencia de las sugar cookies, que son galletas firmes y más bien duritas porque suelen ir decoradas, las Snickerdoodles son blanditas y esponjosas y su característica fundamental es que tienen un intenso sabor a canela ya que van rebozadas en una mezcla de azúcar y canela.

El responsable de esta diferencia de textura, y además de un cierto sabor acidillo muy peculiar y característico de las Snickerdoodles es un ingrediente que es poco habitual en nuestra cocina, el cremor tártaro. Merece la pena que hablemos un poco más de él.

¿Qué es el cremor tártaro y por qué es importante en esta receta?

El cremor tártaro es un compuesto denominado bitartrato potásico o también llamado sal ácida que tiene distintos usos en la cocina. Se puede emplear como agente impulsor en repostería, para que suban masas y bollos. Otro uso es estabilizar preparaciones montadas. Una pizquita de cremor tártaro añadido en el momento de montar unas claras de huevo ayuda a que aumenten de volumen y en el caso de la nata montada a que aguante mejor sin venirse abajo. También sirve para prevenir la cristalización del azúcar cuando, por ejemplo, hacemos mermeladas o helados caseros.

En España no es fácil de conseguir. No digo con esto que no se encuentre, sino que no es un producto que esté disponible fácilmente en la sección de especias de cualquier supermercado o gran superficie como ocurre en EEUU. En nuestro caso hay que acudir a tiendas especializadas de repostería o a Amazon, pero si sois cocinillas, os recomiendo que os hagáis con un botecito. Con uno pequeño es más que de sobra. El cremor tártaro se usa siempre en muy pequeñas cantidades y no caduca, así que lo compras una vez y es posible que te dure toda la vida.

En el caso concreto de esta receta, el cremor tártaro es lo que hace que tengan esa textura esponjosa que las hace peculiares, y además es el que les confiere ese cierto retrogusto ácido sutil pero muy característico. Por eso si quieres experimentar una verdadera Snickerdoodle te recomiendo que te hagas con el cremor tártaro. Pero si no lo consigues, que no cunda el pánico porque siempre tenemos opciones.

Como os avanzaba más arriba, el cremor tártaro se puede emplear como impulsor, y para ello puede usarse solo, o en combinación con bicarbonato. Cuando se combina bicarbonato con cremor tártaro lo que obtenemos es la clásica levadura química que usamos siempre en repostería. Así pues, el cremor tártaro por separado puede ser difícil de conseguir, pero en su versión mezclada con bicarbonato está al alcance de cualquiera. Por lo tanto, cuando en una receta se emplea una combinación de cremor tártaro y bicarbonato, podemos sustituir ambos por levadura química. El resultado no será exactamente igual porque la proporción de cremor tártaro en la levadura química comercial es menor de la que emplearíamos si utilizamos el cremor tártaro directamente, pero servirá. Los puristas dirán que sin el regustillo ácido del final no será una Snickerdoodle auténtica pero yo os digo que sale una galleta riquísima igualmente.

¿Hay que refrigerar la masa antes de hornear las galletas?

Ay, ya lo sé… Sé que cuando tienes antojo de galletas este paso da una pereza bárbara. Junto con acordarse de sacar la mantequilla para que esté a temperatura ambiente, lo de tener que refrigerar la masa es el anti-clímax de las galletas. Pero amigos, ya me conocéis y sabéis que yo los esfuerzos los pido siempre a cambio de algo que merece la pena y hacedme caso, estas galletas merecen la pena.

La masa es importante refrigerarla por varios motivos. El primero es que puede que al batirla con el azúcar haya subido demasiado de temperatura y si horneamos esa masa directamente, la mantequilla tenderá a desparramarse, lo que dará lugar a unas galletas planas y nada esponjositas cuando lo que vamos buscando es justamente lo contrario, El segundo motivo tiene que ver con el cremor tártaro. Si no lo has conseguido y estás haciendo la receta con levadura, estás perdiendo parte del poder impulsor del cremor tártaro por lo que las galletas tenderán a extenderse y aplanarse más.

Así que aquí de lo que se trata es de combatir las ganas de desparrame de la masa de galletas. Y la mejor manera es meterla en el horno cuando está bien fría. Por eso es conveniente refrigerarla al menos 1 hora (yo la hago de un día para otro y así tomamos las galletas con el desayuno).

¿Cómo conservar las Snickerdoodles?

Se conservan perfectamente a temperatura ambiente si las mantienes en un recipiente hermético y pueden durar hasta una semana (si es que no os las coméis todas el primer día).

Otra opción es conservarlas sin hornear. Se puede hacer la masa y hacer bolas con ella, como si fueras a hacer las galletas, pero en su lugar guardar las bolas de masa en la nevera o en el congelador. De este modo puedes sacar las bolas para hacer las galletas en otro momento. O hacer unas poquitas cada día. En este caso la masa cruda se conservaría en la nevera unos 5 días y en el congelador hasta 3 meses.

Si decides congelarla, a la hora de hornear no haría falta descongelarla, simplemente habría que alargar unos minutos el tiempo de horneado. Esto es una maravilla verdad? Así hacía yo tandas y tandas de Snickerdoodles que iba congelando y luego horneaba cada mañana que quería llevar unas galletas a una profesora.

Otros Tips para que te salgan unas Snickerdoodles perfectas

  • Yo suelo hacer las bolas de masa para las galletas tomando una cantidad equivalente a una cucharada de masa. Se pueden hacer más grandes pero habrá que ajustar el tiempo de horneado.
  • La masa puede parecer un poco seca al añadir la harina pero es normal, hay que seguir batiendo y todo acaba por incorporarse.
  • A mí me gusta dejarlas ligeramente poco hechas al hornearlas. Esto me garantiza que van a estar blanditas por dentro porque además adquieren más firmeza al enfriarse. Si te gustan las galletas más hechas no hay problema, las puedes hornear más tiempo.
  • Por último, el ratio ideal de azúcar y canela suele ser 3:1, pero a mí me gusta que vayan bien cargaditas de canela. Estas cantidades las puedes ajustar a tus preferencias.

SNICKERDOODLES

Ingredientes

  • 115 g de mantequilla blanda a temperatura ambiente
  •  100 g de azúcar blanca
  •  65 g azúcar moreno
  •  1 huevo
  •  1 cucharadita de extracto de vainilla
  •  200 g de harina
  •  1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/4 cucharadita de cremor tártaro
  • puedes sustituir los dos ingredientes anteriores por 1 cucharadita de levadura química
  •  Una pizca de sal
  • 2 cucharadas grandes de azúcar + 2 cucharaditas de canela para rebozar

Pasos

  1. Poner en un bol la mantequilla y los azúcares y batir usando una batidora de varillas de mano o una mezcladora. Batir hasta que los azúcares se hayan disuelto bien y la mezcla esté esponjosa y de color pálido. Hay que tomarse el tiempo necesario ya que a veces el azúcar moreno tarda en disolverse y hay que batir unos minutos hasta que queda cremoso.
  2. Bajar los restos de las paredes del bol y añadir el huevo y la vainilla y batir de nuevo hasta que esté bien mezclado.
  3. Bajar los restos de nuevo y añadir la harina, el cremor tártaro, el bicarbonato (o en vez de estos dos ingredientes añadir la levadura química), y la sal. Batir bien hasta obtener una mezcla integrada y manejable para hacer bolitas.
  4. Tomar porciones iguales de la masa, hacer bolitas y ponerlas en una bandeja o una fuente. Cubrirlas con plástico y refrigerarlas durante al menos una hora (yo las dejo de un día para otro). En este punto puedes congelar las bolitas para hornear las galletas otro día.
  5. Precalentar el horno a 180C/350F y cubrir una bandeja con papel de horno.
  6. Mientras se precalienta el horno, mezclar la canela con el azúcar y rebozar bien las bolitas de masa.
  7. Poner las bolitas rebozadas en la bandeja y hornear unos 9 minutos o vigilando los bordes. A mí me gusta sacarlas en cuanto veo que los bordes están hechos aunque por el centro aún parezca que no están. Dejar enfriar un par de minutos en la bandeja y en cuanto tengan la firmeza suficiente para transferir a una rejilla pasarlas para que no sigan endureciéndose.

SNICKERDOODLES

Can you believe snickerdoodles aren’t a thing in Spain? I tried them for the first time when we first moved to the US when I was 24 and I was hooked. I knew I needed to be able to keep enjoying these pillowy cinnamony wonders back at home so I started my quest for a perfect snockerdoodle recipe. And I think I got it. When we lived in Houston I used to gift these to my neighbors and to the teachers at school for Christmas and they all said these were the best snickerdoodles they had ever had.  

The best thing about snockerdoodles, besides their incredible taste, is that they are actually really easy to make. The most challenging part may be getting the cream of tartar and waiting for the dough to chill. Not too bad, right? Let’s chat a little more about this.

Do I need Cream of Tartar? 

Cream of tartar is the leavener that gives the cookies their characteristic lightness, provides the classic snickerdoodle tangy flavor, and it’s key for this recipe. Don’t skip it or you won’t end up with the best snickerdoodles. If you cannot find cream of tartar, your best bet is to replace the baking soda plus the cream of tartar in the recipe by baking powder. But consider getting some cream of tartar next time you have the chance. It doesn’t expire, and a little goes a long way which basically means you will have cream of tartar forever.

Do I have to chill the dough? 

I know, I know, chilling the dough feels like the worst when all you want is to eat cookies right away, but trust me me, this step is necessary. You MUST chill the dough before baking so your cookies bake up thick and full. Unchilled dough will result in cookies that are prone to spreading and they’ll be much thinner, and flatter. And we don’t want that.

How to store snickerdoodles 

These soft snickerdoodles will keep airtight at room temperature for up to 1 week or in the freezer for up to 6 months.

Alternatively, you can scoop unbaked cookie dough and form balls that can be stored in an airtight container in the refrigerator for up to 5 days, or in the freezer for up to 4 months, so consider baking only as many cookies as desired and save the remaining dough to be baked in the future when desired. If you freeze cookie balls, once you’re ready to bake them you’ll want to bake the dough from frozen (do not thaw) and you’ll likely need to add a couple of minutes to the bake time. Easy!

Additional tips for the best Snickerdoodles 

  • The size of my snickerdoodles is usually about 1 heaping tablespoon of dough. You’re welcome to make larger cookies, but if you do that you’ll need to add a couple minutes to the bake time. 
  • The cookie dough may seem a little crumbly once you add the dry ingredients, but this is normal. Keep mixing the dry ingredients and the mixture will come together just fine.
  • Make sure to chill the cookie dough for at least 1 hour so the butter is chilled when the cookies go into the oven. This will prevent the cookies from spreading too much and ensure a thicker cookie.
  • I underbake them by a minute or two to ensure the centers are extra soft. Underbaking also helps the cookies stay softer and fresher over time, but you can bake longer if you prefer more well-done or firmer cookies.
  • Lastly, feel free to add more or less cinnamon to the cinnamon-sugar coating to suit your preferences. I like my snickerdoodles to have a good amount of cinnamon flavor on them!

SNICKERDOODLES

Ingredients

  • 1/2 cup unsalted butter, softened
  •  1/2 cup white granulated sugar
  •  1/3 cup brown sugar
  •  1 egg
  •  1 tsp vanilla extract
  •  1 1/2 cups all purpose flour
  •  1/2 tsp baking soda
  • 1/4 tsp cream of tartar
    • alternatively you can substitute the cream of tartar and baking soda in the recipe for 1 tsp baking powder
  •  pinch of salt
  • 2 Tbps sugar + 2 tsps cinnamon for rolling

Method

  1. Using an electric mixer or a stand mixer combine the butter and sugars beating on medium-high speed until creamed and well combined. Take your time, some brown sugar varieties take longer to dissolve and get well creamed up with the butter.
  2. Scrape down the sides of the bowl, add the egg, vanilla, and beat on medium-high speed until well combined, light and fluffy.
  3. Scrape down the sides of the bowl again, and add the add the flour, baking soda, cream of tartar, salt, and beat on low speed until just combined.
  4. Form equal-sized balls of dough, place them on a large plate or tray, cover with plastic wrap, and refrigerate for at least 1 hour, or up to 5 days. You can also freeze the balls at this point and bake some other day.
  5. Preheat oven to 350F/180C, line a baking sheet with parchment paper.
  6. While the oven is preheating, in a small bowl, combine sugar and cinnamon and roll each ball of dough until covered.
  7. Place balls on baking sheet, and bake for about 9 minutes, or until edges have set and tops are just set, even if slightly undercooked. Don’t overbake, cookies firm up as they cool.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s